BIENVENIDOS AL OLIMPO

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Viaje a Tenancingo, la capital de la esclavitud sexual en México

Viaje a Tenancingo, la capital de la esclavitud sexual en México

Tenancingo podría ser un pueblo mexicano cualquiera, con su iglesia en el centro, sus calles de casas bajas y los caminos de tierra en los alrededores. Pero no lo es. El impresionante Ferrari rojo a las puertas de un motel, las viviendas con torres de colores y cristales tintados, la camioneta Lincoln aparcada en la calle no serían parte del paisaje en un pueblo mexicano cualquiera, pero sí de Tenancingo, “la capital de la trata de personas”.
Así la han bautizado organizaciones de ayuda a las mujeres, que advierten que en esta localidad de apenas 10.000 habitantes, ubicada en el estado de Tlaxcala, cerca del 10% de la población se dedica al reclutamiento, explotación sexual y venta de mujeres.
Foto: BBC
El camino que conduce a esta localidad del centro de México, una carretera rodeada por volcanes, ya prepara al visitante. “¿Tenancingo? ¿Por qué quieren ir? Allí no hay nada que ver”, advierte el empleado de una gasolinera a pocas calles del desvío a la ciudad.
Pero en Tenancingo hay mucho que ver. Quizás por eso las organizaciones de trata de personas se aseguran de que sus halcones o vigilantes estén muy atentos a la llegada de forasteros. “Hemos recibido denuncias anónimas de ese lugar, pero cuando intentamos hacer el operativo para rescatar a las mujeres nos encontramos con una red de halcones que vigilan desde un pueblo antes y advierten de la llegada de cualquier auto ajeno a Tenancingo”, le dice a BBC Mundo Irene Herrerías, la Fiscal federal de la Procuraduría de Atención a Víctimas del Delito (Províctima). “Cuando llegábamos al lugar ya no estaban las víctimas ni los tratantes”, añade.
Las extravagantes mansiones -algunas, según las leyendas de los locales, decoradas con oro en su interior- siguen ahí, pero sus habitantes desaparecen.
La cuna de los padrotes
Este lugar tiene una larga historia de complicidad con la explotación de mujeres. De aquí han salido las más importantes familias de proxenetas o “padrotes”, como dicen los mexicanos, y según el gobierno de Estados Unidos, es el mayor foco de trata de personas en Norteamérica. Según Naciones Unidas, es un punto crítico para la lucha contra la esclavitud sexual en todo el continente. Las propias autoridades locales reconocen que Tenancingo tiene su lado oscuro, aunque advierten que están trabajando para erradicarlo.
“Hay trata de personas, pero no en la dimensión que se maneja, no puedo tapar el sol con un dedo”, reconoció recientemente a medios locales el alcalde del municipio, José Carmen Rojas. “En ese lugar hay gente de bien que quiere borrar la leyenda negra del municipio, estigmatizado por el problema de la trata de personas”, dijo.
Negocio familiar
Recientemente se han aprobado leyes, tanto en Tlaxcala como en otros estados del país, para castigar la trata con penas de cárcel más severas, pero según las autoridades, todavía hay un gran obstáculo que dificulta la persecución de los criminal: la trata es algo “normal” en algunas familias.
“El problema se inició hace 40 o 50 años”, le dice a BBC Mundo Emilio Muñoz, director del Centro Fray Julian Garcés, que atiende a víctimas e impulsa nueva legislación contra la trata en Tlaxcala.
“Los tratantes empezaron a ganar dinero, lo que les permitió apoyar económicamente a la comunidad, pagando fiestas e infraestructuras. Ser tratante se convirtió en una aspiración para los jóvenes e incluso niños del pueblo… Se convirtió en algo cultural”, dice.
La trata se ha enraizado tanto en Tenancingo que la explotación de mujeres se ha convertido en un negocio familiar más. Y la especialidad de los padrotes de Tenancingo, su denominación de origen, es conquistar a sus víctimas. “Hemos visto casos de rapto a la salida de puestos de trabajo y escuelas, o incluso venta de mujeres en las comunidades indígenas, pero la técnica más utilizada es el enamoramiento”, dice Emilio Muñoz.
“Los tratantes van a lugares del país altamente marginados, se presentan como comerciantes y enamoran a las mujeres. Les prometen una casa, un buen coche… todo lo que ellas nunca podrían tener. Luego las traen a Tlaxcala, donde las convencen para prostituirse como única alternativa para que la familia sobreviva”, explica.
Los hombres heredan las técnicas de seducción de sus padres, las madres se encargan de preparar las bodas entre el padrote y la víctima, de convencer a las mujeres de que la prostitución es el único camino. Y de quedarse con sus hijos cuando éstas son enviadas a Ciudad de México o a alguna gran ciudad de Estados Unidos, asegurándose así de que las mujeres no escaparán a denunciar.
Foto: BBC
Rehenes de por vida
María, una joven centroamericana, sabe lo que es sufrir este abuso. Salió de su país con la promesa de trabajar como mesera en un restaurante, pero fue vendida de prostíbulo en prostíbulo. Ahora vive en un refugio para víctimas en México y sueña con convertirse en futbolista.
“Algunos clientes te tratan bien y otros no, pero yo doy gracias a Dios de que no me pasara nada, algunas compañeras han acabado muertas”, le dice a BBC Mundo. “A mí me quitaron todos los documentos y hasta el número de teléfono de mi mamá. Me decían que tendría que trabajar hasta que pagara la deuda, el viaje que había hecho desde mi país hasta aquí. Y que no intentara huir”, cuenta.
Pero María no huyó. Fue rescatada en un operativo de las autoridades migratorias. “Muchas mujeres explotadas se niegan a reconocerse como víctimas”, explica la fiscal Irene Herrerías. “En otros delitos, las víctimas acuden a las autoridades y denuncian -dice Herrerías-, pero ellas viven enganchadas al tratante o están amenazadas por ellos”.
Machismo
Tenancingo es sólo la cara más visible del dinero que deja la trata de personas en México. Las mujeres son reclutadas en al menos 11 estados de la República y explotadas por lo menos en otros nueve, incluyendo Tlaxcala, pero también en grandes ciudades de Estados Unidos como Houston, Nueva York o Miami, de acuerdo a los testimonios recogidos por el Centro Fray Julián.
Este lunes, 27 mujeres fueron rescatadas en el céntrico barrio de La Merced, la zona roja de la capital mexicana. Allí es posible ver a plena luz del día a las mujeres, pero también a los padrotes, que observan en la distancia. Muchas de ellas están en la calle de manera voluntaria, otras sufren la explotación de las redes en casas escondidas entre los callejones de La Merced, obligadas a tener hasta 40 relaciones sexuales en una sola jornada.
Como ellas, cada año miles de mujeres caen en estas redes por todo el país, según ONGs de México y EEUU. Pero todavía no hay cifras estadísticas claras que permitan entender la magnitud de este negocio. “Hay un factor cultural muy determinante”, explica Felipe De La Torre, coordinador regional del proyecto contra la trata de personas de Naciones Unidas. “Gran parte de la sociedad mexicana tiene todavía rasgos muy fuertes de machismo, por lo que hay una actitud en algunas esferas de la sociedad resistente a aceptar que mujeres y víctimas pueden ser forzadas a ejercer la prostitución”, le dice a BBC Mundo el representante de la ONU.
Así, tanto las que se quedan en México como las vendidas como mercancía sexual en otras partes del mundo, las víctimas de trata viven a merced de los padrotes. Algunas, temerosas de que algo pueda ocurrirle a los hijos que han tenido que dejar en los lugares donde fueron reclutadas. Otras, viviendo una segunda condena: vivir enamoradas aún de los hombres que les han robado su vida.

 http://www.animalpolitico.com/2012/05/viaje-a-tenancingo-la-capital-de-la-esclavitud-sexual-en-mexico/

Así es como los padrotes de Tlaxcala atraen niñas al mundo de la trata



Así es como los padrotes de Tlaxcala atraen niñas al mundo de la trata


Este artículo fue publicado originalmente en VICE News, nuestra plataforma de noticias.
Un día, afuera de la estación del metro Pino Suarez en el Centro Histórico de la Ciudad de México, Karla Jacinto, quien se autodenomina marimacha, estaba esperando a unos amigos para ir a patinar cuando de pronto se le acercó un chico mayor y le invitó un helado.
"Dije bueno, no hay nada de malo si tomamos un helado", me dijo Jacinto mientras platicábamos en una cafetería en el centro, a escasos 30 minutos caminando de donde conoció a su padrote.
Ese helado fue hace 10 años, cuando Karla tenía 12 años de edad.
Karla creció en un ambiente de pobreza en la ciudad y fue víctima de abuso físico y sexual desde que tenía cinco años de edad. El día que aceptó esa invitación, le pareció que había conocido a alguien que la entendía.
"Me empieza a contar su vida personal, según el estudiaba, dejo de estudiar de muy chico y a trabajar desde muy pequeño, de cómo era maltratado por sus padres, cómo empezó a trabajar y se independizó de sus padres desde chico, y yo me sentí identificada porque era algo similar a lo que me pasaba a mí", dijo Karla.
El joven, cuyo nombre Jacinto aún se niega a revelar, la invitó de inmediato a Puebla pero ella insistió en que sus padres no la iban a dejar. Intercambiaron números telefónicos y una semana después la convenció de ir a Puebla. Le mintió a sus padres y se fue con él.
Pero en vez de ir a Puebla, llegaron a Zacatelco, en el estado de Tlaxcala. Ahí la recibieron los primos del joven.
"Ya sabían todo sobre mí", dijo Karla. "Decían que él estaba enamorado de mí, que ya había planeado su vida conmigo y que ellos iban a ser nuestros padrinos de boda, y ahí me empezó a dar un poco de miedo".
Karla Jacinto, ahora de 22 años de edad, pasó cuatro años bajo la custodia de un padrote apenas un poco mayor que ella en el estado de Tlaxcala, México. (Foto por Nathaniel Janowitz/VICE News).
Poco después, Karla Jacinto quedó atrapada en un ciclo de violencia, maltrato y prostitución bajo las ordenes del chico que la sedujo y que se convirtió en su padrote.
Tlaxcala es el estado más pequeño de México y se ha ganado la reputación del foco de la trata de personas en el país. Se sabe que en los pueblos pequeños junto a la carretera que conecta las ciudades de Tlaxcala y Puebla, los círculos de trata de personas donde hay familias enteras involucradas operan a la vista de todos.
Los padrotes de Tlaxcala buscan chicas jóvenes y sin educación en otros estados del país. Según las autoridades, los traficantes las sacan de ahí, las violan, abusan de ellas y luego las obligan a prostituirse en otros estados dentro del país o las llevan a EU.
En algunas ciudades importantes de EU han rescatado a varias mujeres que traficaron desde Tlaxcala y a pesar de los arrestos de alto perfil en Nueva York, Houston y Atlanta, en general ha habido muy poco progreso, en especial contra los traficantes que todavía viven y operan en Tlaxcala.
Piensas que toda tu vida va a ser esa.

En mayo, Jacinto fue a la Subcomisión Estadounidense de África, Salud Global, Derechos Humanos Internacionales y Organismos Internacionales, y explicó cómo el joven que dijo amarla la obligó a prostituirse desde los 12 hasta los 16 años de edad.
"Te levantabas, te arreglabas y te ibas al hotel; en el hotel te bañabas, te cambiabas y regresabas al departamento, entonces era una vida "simple" ya no sentías nada. Llega un momento en el que ya no te preocupas por ti misma; piensas que toda tu vida va a ser esa", explicó Karla.


Un carnaval tradicional de Tlaxcala en el vecindario de Sunset Park en Brooklyn, Nueva York, mayo 2014. Tlaxcala es el centro del tráfico sexual. Los traficantes llevan a muchas de sus víctimas a Nueva York y las obligan a prostituirse. (Foto por Kathy Willens/AP).
El municipio de Tenancingo, ubicado al sur de Tlaxcala, justo en la frontera con el estado de Puebla, tiene una población de apenas 10 mil personas y se le conoce como el centro del tráfico sexual en el país. Según defensores de los derechos humanos, el trafico sexual en México es un problema que casi no recibe atención del gobierno.
En el Informe sobre la trata de Personas del Departamento de Estado de EU del año 2014, México fue reconocido como "un país fuente, de tránsito y de destino para hombres, mujeres y niños sometidos al tráfico sexual".
Más adelante, en el informe se puede leer una serie de aseveraciones acerca de la reacción del gobierno mexicano ante este problema. "El gobierno de México", dice en el informe, "no cumple con los requisitos mínimos para eliminar la trata". También dice que no existe evidencia del esfuerzo para "identificar y ayudar a las víctimas", y que "la complicidad del gobierno sigue siendo un grave problema".
La conclusión del Departamento de Estado fue que no hay estadísticas suficientes para medir la magnitud del problema en México.
"Hay miles de padrotes en Tlaxcala que operan en EU, Canadá y Europa", dijo Rosi Orozco, presidente de una organización que lucha contra la trata de personas, en una entrevista para VICE News. "Es increíble la impunidad en las ciudades donde viven y operan".
La organización de Rosi Orozco se llama Comisión Unidos Contra la Trata y se considera uno de los esfuerzos más importantes contra el problema de la trata de personas en México. Orozco compartió con VICE News algunas estadísticas que espera publicar en su próximo libro. Afirma que hay 5 mil personas en Tenancingo que están involucradas directamente con la trata de personas: 4 mil en Zacatelco; 2 mil en Teolocholco y más de 30 mil en otros pueblos aledaños.
"Tlaxcala es un estado muy pobre y aún así hay muchas personas que tienen mucho dinero gracias a la trata de personas".
Arrestos de alto perfil
En los últimos meses se logró detener a algunos criminales de alto perfil con la ayuda de las autoridades estadounidenses. En junio, la Procuraduría General de la República arrestó un hombre acusado de trata de personas en Teolocholco, Tlaxcala, tras dos años de investigación.
El hombre, cuyo nombre aún no han revelado las autoridades, fue acusado de formar parte de un grupo de crimen organizado que atrae a mujeres jóvenes y las obliga a prostituirse, después las lleva a diferentes estados de la República o a EU, en especial a Houston o a Nueva York.
Según las autoridades mexicanas, a finales de mayo, otro hombre relacionado con la trata de personas fue sentenciado a 11 años de prisión.
El Servicio de Inmigración y control de Aduanas de EU (ICE, por sus siglas en inglés), también hizo su esfuerzo para tomar medidas contra un grupo específico que se dedica a la trata de personas y opera en Tenancingo.
Cuando arrestaron a Paulo Ramirez Granadosel pasado 30 de marzo en una operación conjunta entre la Policía Federal de México y el ICE en Tenancingo, el ICE logró atrapar a uno de los criminales que se encuentran en la lista de los diez traficantes sexuales "más buscados".
Sin embargo, aún hay otros cuatro residentes de Tenancingo que siguen en la lista de los más buscados de EU: Eugenio Hernández Prieto, Saúl Romero Rugerio, Severiano Martínez Rojas, y Raúl Granados Rendón.
Hasta ahora se ha detenido a 12 miembros de la familia Granados, a excepción de Raul Granados Rendon.
Uno de cada cinco padres en Tlaxcala admite que al menos uno de sus hijos ha manifestado interés en ser padrote.
La hermana María Guadalupe, directora del Centro Fray Julián, una organización católica de Tlaxcala que lucha para erradicar la trata de personas en el estado, dijo que a los pobres de Tlaxcala les parece atractivo el negocio de la trata de personas.
Según un estudio que realizó la Universidad Autónoma de Tlaxcala en 2010, uno de cada cinco padres en el estado de Tlaxcala admite que al menos uno de sus hijos ha manifestado interés en ser padrote.
"Históricamente, es la generación de redes, con la característica de ser redes familiares, los hermanos, los tíos, los primos, las madres, las tías. Los mismos hijos dicen 'cuando yo crezca voy a ser padrote', esa es la característica de Tlaxcala", explicó la hermana María Guadalupe.
"Es muy común que los niños de 6 años digan que quieren ser padrotes para tener carros, mujeres, casas y no pasa nada", añadió la hermana.
El modus operandi típico de los tratantes de Tlaxcala es el siguiente: los jóvenes de la ciudad van a estados colindantes en busca de chicas jóvenes y vulnerables, y en vez de secuestrarlas, las engañan para que crean que las aman y las convencen de que vayan a Tlaxcala a conocer a su familia.
"Los padrotes son los mejores psicólogos, porque huelen a sus víctimas, saben llegarle en el momento apropiado y entonces les ofrecen una de las tácticas del modus operandi: enamorarla", dijo la hermana María Guadalupe. Por desgracia, padrotear es un negocio familiar en Tlaxcala.
Ahora Karla Jacinto trabaja para erradicar la trata de personas con fines sexuales en México. (Foto por Nathaniel Janowitz/VICE News)
Por amor
La historia de Karla Jacinto es muy común entre las víctimas de trata en México. En cuanto conoció a la familia de su padrote hace 10 años, todos los miembros la empezaron a manipular. "Ellos me dijeron, tú crees que si nosotros fuéramos malos, nosotros ya te hubiéramos violado y dejado por ahí", dijo Karla Jacinto.
Karla pidió regresar a su hogar en la Ciudad de México. Horas después, el chico cedió. La llevó a su casa a las 2:30AM y dijo que iba a hablar con sus padres para pedirles su mano.
La madre de Karla estaba tan molesta que se rehusó a abrir la puerta. Como no tuvo otra opción, regresó a Zacatelco. De pronto, la niña de 12 años quedó en manos de una familia que no conocía.
"Durante 3 meses todo fue bien. Me daba cariño, amor y todo lo que necesitaba; después me empezó a prostituir", dijo Karla. "Me empezaba a pegar y a insultar, me pegaba con palos y cables, incluso me llegó a pegar con una plancha".
El chico la embarazó y después la obligó a abortar. Después se volvió a embarazar y esta vez pudo conservar a su bebé pero aún así la obligaron a prostituirse hasta los ocho meses de embarazo. Un mes después de que nació su hija, la familia de su padrote se la quitó y no pudo verla en un año.
Por amor, siempre te dicen por amor.

"No es tan fácil salir de ahí, una porque te amenazan con tu familia. Te dicen, si tu no haces esto, voy a matar primero a tu mama luego a tus hermanos y así. Y tal vez lo dicen de mentira pero tú nunca vas a querer saber si es verdad o mentira", dijo Karla para VICE News.
Cuando Karla cumplió 16 años, tuvo el valor de acudir a la Fundación Camino a Casa, un refugio fundado por Rosi Orozco, donde pasó los siguientes dos años en recuperación.
Hoy, Karla tiene 22 años de edad y ahora lucha abiertamente contra la trata de mujeres y niñas en México y en todo el mundo. El año pasado dio una conferencia en la Ciudad del Vaticano, ante el Papa Francisco. Ahora trabaja como voluntaria en el mismo refugio que la acogió.
Jacinto testificó el mes de mayo en Washington DC en apoyo a la Ley internacional Megan para prevenir la trata de menores con fines sexuales (o H.R. 515). La propuesta de ley tiene como finalidad establecer un centro dentro del ICE que sirva para supervisar la información sobre los viajes de violadores de niños y advertir a las autoridades de los países a donde planean viajar estos delincuentes.
También propone tener un registro de los ciudadanos estadounidenses que han sido arrestados, encarcelados o sentenciados por pedofilia en otros países. La ley H.R. 515 pasó la Cámara de Representantes de EU y sólo falta que la apruebe el Senado estadounidense.
"Estamos viendo que hay mucha gente de dinero que está en la prostitución", dijo Jacinto haciendo énfasis en que algunas mujeres no entraban en el perfil de la víctimas de trata de personas con fines sexuales en México. "Yo conocí a muchas chavas, que tenían posgrado, gente de dinero y posición, les preguntaba 'Oye, ¿tú por qué estás aquí?'", dijo Karla.
"Por amor, siempre te decían por amor". 

Tenancingo: una de las capitales de trata de mujeres de México

Tenancingo: una de las capitales de trata de mujeres de México

A diario en nuestro país son miles las mujeres que tienen que lidiar con el desgarrador y brutal fenómeno del feminicidio, entendido como “la máxima expresión de violencia contra las mujeres”. Al mismo tiempo aumentan las historias de mujeres y niñas desaparecidas para formar parte de un jugoso negocio, sostenido a base de la explotación sexual y que es mucho más lucrativo que el tráfico de drogas.
Estas mujeres son obligadas a trabajar de lunes a domingo en condiciones de esclavitud y enfrentando todo tipo de violencias si se niegan a hacerlo. Sus cuerpos considerados como mercancías de consumo, son severamente golpeados y mal alimentados; no se les brindan métodos anticonceptivos para evitar embarazos y enfermedades de transmisión sexual, e inclusive muchas son drogadas y alcoholizadas para soportar los ritmos extenuantes de innumerables vejaciones.
Una de las capitales de trata de mujeres en México
Tenancingo es uno de los pueblos más pequeños de Tlaxcala y un lugar en el que abundan la pobreza y el desempleo, así como el machismo en una de sus caras más despiadadas. Tenancingo es conocido a nivel internacional por desarrollar como principales actividades: el reclutamiento, la explotación sexual y la venta de mujeres. Por ello es llamado como “La capital de la trata de mujeres en México” por diversas organizaciones que se dedican a desmarañar e investigar dicha problemática.
Este lugar es el principal foco de trata de mujeres y niñas y opera gracias a la complicidad de las autoridades y la policía, mismos que garantizan la total impunidad para los tratantes y quienes en muchos casos, son integrantes y clientes de las redes de trata y prostitución.
Cabe señalar que en los últimos años se ha evidenciado que este fenómeno se encuentra íntimamente vinculado con el problema del tráfico ilegal de narcóticos en el país.
Durante varias décadas han operado familias de proxenetas especializadas en la esclavitud sexual, ampliando y perfeccionando sus mecanismos para reclutar a mujeres, jóvenes y niñas víctimas de la pobreza y precariedad.
Estas redes se han extendido a otros municipios como Ayometla, Mazatecochco, Acuamanala, Xicohtzinco, Papalotla y Zacatelco llegando incluso hasta Estados Unidos, según mencionan especialistas en la atención a víctimas de trata de personas.
Distintas organizaciones han declarado que el estado de Tlaxcala es un lugar de origen, destino y tránsito de mujeres con fines de explotación sexual y, sin embargo, este fenómeno es negado sistemáticamente por los gobiernos municipales y estatales.
Es escalofriante que mientras el régimen tiene una supuesta “política” para erradicar, denunciar e incluso diariamente en los medios oficiales hablen de desmantelamientos de estas redes y rescates de mujeres no existan cifras oficiales, la aproximación se hace con base a las desapariciones que hay a diario en todo el país.
Así mismo, la trata de mujeres es negocio altamente millonario. Los cárteles juegan un rol destacado, Teresa Ulloa, directora regional de la Coalición Contra el Tráfico de Mujeres y Niñas para América Latina y el Caribe en entrevista con el diario inglés The Guardian, reveló que su organización cree que, tan sólo en el año 2012, los carteles mexicanos hicieron US$10.000 millones de la esclavitud y explotación sexual de mujeres y niñas.
Tirando el hilo
Ante esta brutal realidad distintos medios de comunicación han documentado en los últimos años, que las madres de estas mujeres desaparecidas han comenzando a buscar a sus hijas por fuera del actuar negligente de las autoridades, mismas que son cómplices o incluso pertenecen a estas redes.
Dicha búsqueda ha implicado que los familiares deben adentrarse en las redes trata. Sin ninguna protección por parte de las autoridades, las madres son perseguidas, hostigadas y amedrentadas por tratar de desmarañar y evidenciar como opera este cruel negocio.
En nuestro país existe la Ley General para Prevenir, Sancionar y Erradicar los Delitos en materia de Trata de Personas. Sin embargo ha quedado demostrado que esta ley no basta para desmantelar desde la raíz este negocio que se encuentra en manos de narcotraficantes, empresarios y autoridades de todos los niveles.
Ante esta brutal realidad no se puede confiar en las instituciones del régimen mexicano. En la Ciudad de México encubren descaradamente a proxenetas como el caso de Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre. De ahí, que se haga necesario la conformación de organismos de investigación de las redes de trata en manos de víctimas, familiares y organizaciones de mujeres y de derechos humanos independientes del Estado y sus instituciones, para esclarecer cada hecho y avanzar en el desmantelamiento de las redes de trata. Para llevarlo a cabo es indispensable la lucha y la organización de las mujeres para enfrentar estos flagelos que crecen al amparo de la impunidad del régimen político, sus tribunales y sus mafias policiales.
 http://www.laizquierdadiario.com/Tenancingo-una-de-las-capitales-de-trata-de-mujeres-de-Mexico

Muere Simón Peres: Espíritu del sionismo conciliador

Muere Simón Peres: Espíritu del sionismo conciliador

El ex presidente israelí y premio Nobel de la Paz, Simón Peres, ofreciendo un discurso durante la conferencia 'Facing Tomorrow', en Jerusalén, Israel. EFE
Considerado en los años 50, junto a Moshé Dayan y Abba Eban, uno de los miembros más destacados de la 'joven guardia' de Ben Gurion (fundador del Estado de Israel y jefe del primer Gobierno hebreo en mayo de 1948), Simón Peres, fallecido esta madrugada a los 93 años, representaba como pocos los valores democráticos del movimiento sionista que logró construir un hogar judío en la antigua Palestina británica, pese a la declarada animadversión de sus vecinos árabes. Y, quizá por su intensa experiencia en la primera línea política durante más de 60 años, fue sin duda uno de los que mejor supo conciliar desde sus diferentes puestos de responsabilidad las necesidades defensivas de un país permanentemente amenazado con el reconocimiento a la existencia de un Estado palestino en los límites territoriales fijados por la ONU en 1947.
Consciente de que tras el Holocausto y la inminente creación de Israel el antisemitismo se transformaría, sin disminuir su agresividad, en antisionismo, el joven Simón Peres (nacido Szymon Perski en 1923 en la aldea polaca de Vishneva y emigrado junto a su familia a Tel Aviv en 1934) ingresó en 1947 en la Haganá, milicia autodefensiva de los miembros de los 'kibbutzim' y germen, junto a otros cuerpos militarizados, del futuro Ejército de Israel. Identificado con la filosofía socialista que inspiraba los poblados agrícolas de los pioneros colonos asentados en 'Eretz Israel', Peres (buitre en hebreo) reconoce en sus memorias ('Mi lucha por la paz', 1995) que su vocación política y su militancia en el sionismo socialista se debió a dos de los personajes más admirados por la juventud judía en Palestina: Berl Katznelson y David Ben Gurion, que se repartían las tareas de intelectual y activista político del Mapai, partido liderado por éste último desde los años 30.
Tras contribuir a lograr la independencia del país, sus primeras funciones fueron militares. Estuvo al frente del incipiente Servicio Naval y se trasladó a EEUU donde, hasta 1952, se desempeñó como delegado del Gobierno en las tareas de reclutamiento de soldados y compra de armamento. A su regreso, en 1953, con tan sólo 29 años, fue nombrado director general del Ministerio de Defensa, puesto desde el que contribuyó al desarrollo de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) y su conversión en uno de los ejércitos más eficaces y modernos del mundo. Y aunque estuvo vinculado a ese ministerio desde sus orígenes y fue titular de la cartera en varias ocasiones, inició paralelamente (como es habitual en un país que ha hecho de lo militar una de sus obligadas señas de identidad) una carrera parlamentaria como diputado laborista que le procuró un escaño ininterrumpidamente en la 'Knésset' entre 1959 y 2007.
Considerado desde los años 60 una referencia imprescindible en la política israelí, estuvo al frente de diferentes ministerios con Golda Meir, y con Yitzhak Rabin (uno de sus grandes rivales y colaboradores dentro del laborismo) hasta que, tras siete años como líder de la oposición, alcanzó la jefatura del Gobierno entre 1984 y 1986, después de llegar a un acuerdo de Estado con el nuevo líder del Likud, Yitzhak Shamir, con el que desempeñó la cartera de Finanzas dos años después.

Relaciones con España

Durante su mandato, en el que estableció por primera vez relaciones diplomáticas con España, mantuvo en lo militar una política ambivalente que combinaba un acercamiento a la OLP y una dura represión contra sus actividades terroristas que incluyó un polémico bombardeo contra el cuartel general en Túnez del movimiento liderado por Yasir Arafat, en el que murieron decenas de personas y que le procuró duras críticas de la comunidad internacional.
Aquella decisión de un político al que nunca le tembló el pulso a la hora de defender el derecho a la existencia del Estado judío, contrasta con una actitud diplomática de franca colaboración y reconocimiento de la OLP que condujo a los Acuerdos de Oslo en 1993. Defensor del principio "paz por territorios" y de la creación de dos Estados, no sólo por razones políticas sino también económicas, Peres, como ministro de Exteriores, y Rabin, como primer ministro, lograron que Yasir Arafat y su hombre de confianza, Abu Mazen, reconocieran al Estado de Israel y se comprometieran en la creación de un Estado palestino (cuyo germen sería la ANP) que pusiera fin al conflicto. "Hay dos maneras de tratar con la OLP: por la fuerza, o con sabiduría política. Y francamente, no estoy seguro de que la fuerza sea una opción política", reconoció entonces, orgulloso del histórico acuerdo que le procuró el Nobel de la Paz junto a Arafat y Rabin. A este último tuvo que sustituirlo al frente del Ejecutivo cuando fue asesinado en 1995 por un exaltado derechista contrario a las concesiones a la OLP.

Negociaciones de Camp David

Años más tarde, Peres, que hasta el final de su vida defendió la necesidad de un Estado palestino, comprobaría durante las negociaciones de Camp David en el año 2000 (en las que jugó un papel testimonial junto a Ehud Barak y Shlomo Ben-Amí) que la actitud de Arafat no fue del todo sincera ni comprometida con la paz. Quizá por eso, en 2001 aceptó la cartera de Exteriores con uno de los 'halcones' de la derecha, Ariel Sharon, con el que inició una colaboración que duró varios años.
Elegido de nuevo jefe de filas del laborismo en 2003, Peres defendió las iniciativas de Sharon de entregar Gaza a la ANP, para intentar fijar las fronteras definitivas de Israel, y de construir un muro de seguridad a lo largo de la división con Cisjordania y en torno a Jerusalén oriental. Finalmente, tal era la conexión entre ambos líderes y el descontento dentro de las filas del laborismo con su histórico jefe, que Peres le siguió cuando Sharon decidió abandonar el Likud para formar un nuevo partido, Kadima. Con éste, y a pesar de que el 'viejo halcón' había entrado en coma irreversible en 2006, Peres volvió al Gobierno aunque con responsabilidades limitadas. Desde ahí no pudo en esta ocasión reiniciar las conversaciones de paz, paralizadas desde la aparición de Hamas como agente político en Gaza y el incremento de la violencia terrorista.
Dado su prestigio internacional, Peres se presentó al que fue su último destino político, la jefatura del Estado, en la que se mantuvo entre 2007 y 2014, cuando superados los 90 años decidió poner fin a su dilatada carrera política: "Lo que importa son los logros del mañana", declaró a este periódico al hacer balance de su carrera política tras siete años como el noveno presidente del país que ayudó a fundar en 1948: "Los lamentos los dejo para la oposición. Intenté recoger el deseo de los israelíes y dar voz a sus éxitos (...) Como primer ministro nunca escuchaba la palabra sí y como presidente no escucho no. El liderazgo debe basarse en la buena voluntad y no en el poder".
Casado en 1945 con Sonya Gelman (fallecida en 2011) era padre de tres hijos y autor de numerosas obras, entre las que destacan 'Oriente Próximo, a cero' (1994), 'Un viaje imaginario: Con Teodoro Hertzl en Israel' (1999) y 'Tiempo de guerra, tiempo de paz' (2004).
 http://www.elmundo.es/internacional/2016/09/28/57eba7cfe5fdead0558b45d1.html

Diecisiete miembros de la Ejecutiva del PSOE dimiten para provocar la caída de Pedro Sánchez

Diecisiete miembros de la Ejecutiva del PSOE dimiten para provocar la caída de Pedro Sánchez

Los críticos con Pedro Sánchez han llevado esta misma tarde a la sede del PSOE en la calle Ferraz las firmas que consideran suficientes para derribar al secretario general del PSOE. En total, 17 miembros de la Ejecutiva Federal han firmado ya su carta de dimisión para que el partido pase a estar dirigido por una gestora. Los encargados de llevarlas a la sede del PSOE en Ferraz han sido Antonio Pradas, dirigente del PSOE de Andalucía, y Eva Matarín, secretaria de Inmigración y afín al ex dirigente madrileño Tomás Gómez.
La Ejecutiva la componen hoy 35 miembros (fueron 38 en su origen). De ellos, dos ya dimitieron en su día, los que, sumados a los 17 que han salido ahora, son 19, la mitad más uno de los llamados ejecutivos.
Los miembros que han dimitido son todos los andaluces menos María Luisa Faneca y dirigentes muy enfrentados a Sánchez como Carme Chacón y los presidentes de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y Valencia, Ximo Puig.
La dimisión en bloque ha tenido lugar esta tarde. Hasta esta misma mañana se había estado valorando la pertinencia de hacerlo en los próximos días.
Hoy mismo, Pedro Sánchez ha animado a todos los que no sientan cómodos en la Ejecutiva a dimitir en una entrevista con Eldiario.es: "Si dimiten, que no esperen a que haya la mitad más uno. Si no se sienten parte de este proyecto, yo en su lugar dimitiría hoy", ha asegurado.
Fuentes de los críticos explicaron a este diario que Sánchez está demostrando en sus últimas intervenciones públicas que "está ya completamente loco" y que ha convertido el PSOE "en el campo de batalla de una guerra civil" dividiéndolo en "bandos".

Reunir más nombres

Los críticos querían actuar con la máxima seguridad jurídica. Por eso, estaban intentando conseguir más nombres. Además, puede haber dudas tanto sobre el número de personas que deben salir para provocar la convocatoria de un congreso extraordinario como sobre los efectos de la dimisión en bloque.
Los dirigentes opuestos al secretario general aseguran que necesitan la dimisión de 17 miembros de la Ejecutiva, a pesar de que este órgano se creó con 38 miembros, porque dos ya dimitieron en el pasado por motivos muy distintos a la crisis actual del PSOE. A pesar de ello, los Estatutos del PSOE no dejan claro que la dimisión de la mitad más uno de la Ejecutiva suponga su disolución y el nombramiento de una gestora.
Sí ocurrió en 2000, con la dimisión de Joaquín Almunia como secretario general. O cuando dimitió la mitad más uno de la Ejecutiva del PSOE de Castilla y León. Entonces, se nombraron sendas gestoras para dirigir la organización federal o la territorial. Pero en aquellos dos momentos hubo acuerdo sobre el camino a seguir. Hoy, el PSOE está completamente partido en dos y Pedro Sánchez dice que está dispuesto a seguir en su puesto ocurra lo que ocurra, incluso en el caso de que el Comité Federal tumbe su propuesta.

Sánchez cancela su entrevista en Telecinco

Pedro Sánchez iba a ser entrevistado esta noche en el informativo de Pedro Piqueras de Telecinco. Pero la rapidez con la que se están sucediendo los acontecimientos en el seno del PSOE ha obligado finalmente a suspenderla. Así se lo han comunicado fuentes socialistas a la cadena, a menos de tres horas de su emisión, cuando había sido la propia dirección del partido la que había promovido la entrevista con el líder del PSOE.

 http://www.elmundo.es/espana/2016/09/28/57ebd104e2704eca128c05c4.html

Sánchez resiste la ofensiva de los críticos y propugna un congreso

Sánchez resiste la ofensiva de los críticos y propugna un congreso

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha decidido no ceder a la presión de los críticos, no disolver la Ejecutiva, pese a la dimisión de 17 de sus miembros, y mantenerse en el cargo con la idea de convocar un congreso extraordinario para que los militantes decidan el rumbo del partido.
El secretario de Organización del PSOE, César Luena, ha asegurado que Sánchez sigue siendo el líder del partido a pesar de la maniobra de los críticos de intentar forzar su cese.
"Si quienes temen a los militantes o no quieren que hablen, ¿pueden dirigir el PSOE? En el PSOE se tiene que tener el respaldo de los militantes para dirigir. No caben atajos, ni artimañas, ni golpes", ha proclamado Luena.
Según el secretario de Organización, la operación llevada a cabo por los críticos a través de la renuncia de los 17 integrantes de la dirección debe ser dilucidada por un congreso extraordinario en el que los afiliados se pronuncien.
"Para representar al PSOE, hay que escuchar a los militantes, contar con su referendo. No esconderse de los militantes o temerlos y evitar que no voten", ha advertido Luena a los detractores de Sánchez.
El número dos del partido ha informado de que la Comisión Ejecutiva Federal, sin los vocales dimisionarios, se va a reunir mañana para convocar un Comité Federal que convoque la asamblea extraordinaria para elegir a la nueva dirección.
Luena ha insistido en que las decisiones las tienen que tomar las bases, que "son las que mandan en el PSOE".
"La dirección federal liderada por Sánchez lo que va a hacer es cumplir y hacer cumplir las normas y estatutos del partido, convocar un Comité Federal que convoque un congreso extraordinario y que se preserve lo más importante, la voz y el voto de los militantes", ha remarcado.
Ante el vacío de poder que puede provocar la dimisión de la mitad de la Ejecutiva, Luena ha aclarado que Sánchez sigue estando al frente del partido: "El líder del PSOE es su secretario general y el secretario general del PSOE elegido por los militantes es Pedro Sánchez".

Los críticos ya no reconocen a la dirección de Sánchez

Tras Luena, ha hablado el hasta hoy secretario de Política Federal y numero tres del PSOE, Antonio Pradas, quien ha dicho que los críticos del PSOE ya no reconocen a la dirección del secretario general, y afirman que la Ejecutiva Federal no está "legitimada" porque tras la dimisión de 17 de sus miembros "queda disuelta".
Pradas, quien ha comparecido ante los periodistas en la puerta de la sede federal socialista, a la que, ha dicho, no le han dejado entrar, ha dicho que Luena "no puede hacer de juez y parte y convocar una Ejecutiva que ya no se puede convocar".
"El reglamento del PSOE está para cumplirlo", ha sentenciado.
Antonio Pradas habla a los periodistas en la calle. | ANTONIO HEREDIA

lunes, 26 de septiembre de 2016

La brutal agresión de un niño de 12 años a un compañero conmociona a Alemania

La brutal agresión de un niño de 12 años a un compañero conmociona a Alemania

  • El niño sufre graves heridas en la cabeza y una contusión pulmonar

Una brutal agresión cometida presuntamente por un niño de doce años, que atacó a un compañero de colegio de su misma edad y le causó heridas de extrema gravedad, conmociona a Alemania mientras se filtran los detalles del suceso, desencadenado al parecer por una pelea tras un juego de cartas en la escuela.
Según han informado hasta el momento la policía y la fiscalía, el menor agredido, Eric, se encuentra ingresado en la unidad de cuidados intensivos de un hospital de Colonia (oeste del país) desde el jueves por la tarde.
Tras entrevistar durante el viernes y el sábado a otros niños de la escuela que presumiblemente fueron testigos del ataque, ocurrido el jueves, la policía apunta como principal sospechoso a un compañero de colegio de la misma edad, por lo que no tendría responsabilidad penal.
Según el relato que publica hoy diario regional "Express", antes de la pelea los niños había jugado en una mesa del colegio con las cartas coleccionables de "Yu-Gi-Oh", donde los participantes compiten entre sí usando monstruos o cartas mágicas.
La agresión tuvo lugar después, en otro lugar del recinto escolar, que se encuentra en la localidad de Euskirchen.
Una profesora del centro llamó a los servicios de emergencia al ver que Eric se quejaba de fuertes dolores y se mostraba aturdido y, tras ser examinado en el hospital local y comprobar que su vida corría peligro, con graves heridas en la cabeza y una contusión pulmonar, se decidió su traslado inmediato con un helicóptero a una clínica de Colonia.
Fueron los médicos de Euskirchen quienes alertaron a la policía, que ha pedido a todos los niños que presenciaron la agresión que hablen con sus padres y llamen al equipo de investigación encargado del caso.

Los hijos de las FARC buscan su futuro

Un grupo de guerrilleros de las FARC llega al Diamante, en el departamento de Caquetá, para asistir a la vital conferencia en la que se decidió por un futuro sin armas y pacífico Los hijos de las FARC buscan su futuro

  • La mayoría de los jóvenes que han crecido en la guerrilla quieren reinsertarse en la vida política, pero temen el fuerte rechazo social

  • «Hemos logrado lo que queríamos desde hace 50 años», dice un adolescente sobre la firma de la paz que se sella hoy en Colombia

Un grupo de guerrilleros de las FARC llega al Diamante, en el departamento de Caquetá, para asistir a la vital conferencia en la que se decidió por un futuro sin armas y pacífico
Efe
Un día, la guerrilla llegó a su pueblo, Jenny sólo tenía 16 años. No viste el traje verde de combate, que se encuentra colgado en un poste junto al fusil de fabricación israelí. Se encuentra recostada junto a una amiga que, con coquetería, sonríe para la foto con una pose que recuerda a la «Maja vestida», como si el cuadro de Goya hubiera sido colgado versión caribeña en un árbol de los Llanos del Yarí, en mitad del Caguán. La combatiente afirma que la guerrilla bajó un día del monte e hizo una reunión en la plaza del pueblo. Confiesa que nadie fue obligado y que con ella marcharon otros 20 voluntarios, varios de ellos menores. A partir de ese momento empezó una travesía que ya dura más de 21 años y que, por fin, hoy llega a su fin. El camino se acaba, pero empieza una nueva marcha que la llevará por un terreno nunca antes transitado y que, admite, «le genera temor».
Volver a llevar una vida de civil puede ser duro, especialmente cuando la mayoría de la sociedad rechaza a los guerrilleros. «No se cómo me recibirán, supongo que mal, pero es importante que conozcan nuestra versión. Se han dicho muchas barbaridades sobre nosotros», asegura. Le gustaría participar en política, «no digo que quiera ser presidenta del país, pero sí formar parte de una asamblea y movilizar a la gente». «Dejamos las armas y entramos en su sistema, ésa es la forma que veo de seguir en la lucha». Y agrega: «En cualquier caso, si el ‘no’ saliera en el plebiscito, no tendría ningún problema en volver a la montaña, son varias décadas y no pienso dar un paso atrás».
Al ser preguntada por el tema del secuestro y otros asuntos espinosos relacionados con la guerrilla, manifiesta que cada frente se ha «manejado» de una manera. «Mire, reitero que se dicen muchas mentiras. Por ejemplo, yo estuve con Ingrid Betancourt y esa mujer no sufrió ninguna tortura ni vejación. Tampoco estuvo encadenada como relató al salir. Al revés, comía lo que pedía. Comía mejor que nosotros, a veces incluso alimentos ‘light’. Durante las largas caminatas había que llevarla en brazos porque se negaba a seguir andando. A los secuestrados se les ha tratado con respeto, como prisioneros de guerra. De todas maneras, para entender ese tipo de cosas, hay que vivirlas. No teníamos otra alternativa que tomar las armas, éramos muy pobres». Jenny tiene pareja, pero explica que «está preso. Espero que sea uno de los que se adhiera a la amnistía y poder encontrarme con él de nuevo», sentencia.
En el campamento mixto Isaías Pardo, donde se aloja el frente del bloque Oriental, se palpa un ambiente distendido. Unos 500 guerrilleros viven de forma permanente en este puesto. La mayoría ha estado esperando días con alegría y ciertas dudas que el Secretariado refrendara los acuerdos de paz, que finalmente anunciaron el viernes. Todavía no está claro que los colombianos también voten por el «sí» el 2 de octubre. Todo parece ajeno a Víctor, quien de una forma relajada lee un libro en su caleta (habitación). «Las venas abiertas de América Latina» de Eduardo Galeano es «un clásico que releo para recordar el saqueo del imperialismo y los motivos de esta lucha», dice.
«Si tengo que salir de la selva lo haré, pero ya me acostumbré. Podría seguir más años si hace falta. Lo que me gustaría es continuar la lucha desde otra esfera. No soy idiota, sé que no hemos conseguido lo que pretendíamos después de cincuenta años de revolución, pero bueno, de esas pequeñas cosas logradas y firmadas haremos cosas grandes», afirma mientras invita a probar unos chorizos con patacones y plátano frito. Casi todos los guerrilleros se muestran optimistas aunque transmiten cierta preocupación ante la posibilidad de quedarse «huérfanos». Si bien sus familias esperan afuera, la guerrilla y sus comandantes se han convertido en sus «padres ideológicos». Aspiran en su mayoría a seguir unidos, pero lo cierto es que el nuevo partido no tendrá ocupación para todos. «Sólo los más válidos e intelectuales servirán a la causa», asegura Víctor con un tono resignado, como si él no se considerara capaz de tal tarea.
Mujeres guerrilleras
Tatyana es una de las más de 3.000 guerrilleras que conforman las FARC, aproximadamente un 40%. Su caso es especial, pero no único: está embarazada de seis meses. Desde hace dos años y medio, cuando bajó el nivel de hostilidades entre ambos bandos, el Secretariado empezó a permitir los embarazos, éstos se han multiplicado. Anteriormente estaban prohibidos. Si se quedaban en cinta, había dos opciones: o perderlo o entregarlo a una familia de adopción. «No venimos a la guerrilla a tener hijos. De hecho, no fue buscado, falló la planificación, algo raro porque nunca me pasó antes», asegura. «Espero que nazca en un entorno diferente, con otras posibilidades, sin esta guerra», agrega. A su lado su «compañero» sonríe mientras desmonta su arma. Curiosamente, otro de sus hijos, fruto de otra relación y de edad adolescente, se encuentra en la gaveta con ella, recostado. «Llevaba años sin verle y mi comandante me dio permiso para que conviviéramos juntos durante esta recta final».
Llueve torrencialmente, siguiendo el camino unos guerrilleros degüellan una vaca con destreza propia de un matarife, para prepararla en estofado. Las botas se hunden en el lodo antes de entrar en la caleta de Paola, que peina a otras dos guerrilleras a las que pone moños de colores. Un pequeño transistor cuelga de un gancho, suena vallenato de fondo. «Yo vengo del Meta, una zona muy pobre de una familia de agricultores. Desde los seis ya le insistía a mi padre que quería enrolarme. A los 12 años llegó la guerrilla y les dije: ‘¿Me vais a llevar o qué?’ Dijeron que sí. Mi padre se encontraba arando el campo, cuando volvió me dijo que la decisión era mía y que la respetaba. Mi madre, al contrario, lloraba. Incluso el ‘Mono Jojoy’ cuando me vio me recomendó que me volviese a casa a estudiar. Seis meses después, me llevó a su bloque y me dijo que estaría con él hasta que aprendiese realmente las razones por las que me encontraba allí», explica la joven.
Su historia no es extraña, la mayoría de los guerrilleros fueron reclutados cuando eran menores. El Gobierno calcula que un 30% de los combatientes tiene menos de 18 años. Es una de las facetas más criticadas de las FARC, junto con los atentados y los secuestros. En este sentido, hay mucho secretismo. Nada más cerrarse los acuerdos, se anunció que las FARC entregaban un grupo reducido de menores y a partir de ahí nada se supo. Según fuentes oficiales, la desmovilización continúa supervisada por Unicef, sin que se conozca la identidad de los afectados, al tratarse de niños y adolescentes. Otra fuente que prefiere no ser revelada, afirma a LA RAZÓN: «Antes de que las FARC ocupen las zonas de transición, los menores serán liberados en pueblos remotos para ocultar un delito no recogido en las amnistías». La integración de estos jóvenes será otro de los grandes retos.
  • La mayoría de los jóvenes que han crecido en la guerrilla quieren reinsertarse en la vida política, pero temen el fuerte rechazo social

  • «Hemos logrado lo que queríamos desde hace 50 años», dice un adolescente sobre la firma de la paz que se sella hoy en Colombia

Un grupo de guerrilleros de las FARC llega al Diamante, en el departamento de Caquetá, para asistir a la vital conferencia en la que se decidió por un futuro sin armas y pacífico
Efe
Un día, la guerrilla llegó a su pueblo, Jenny sólo tenía 16 años. No viste el traje verde de combate, que se encuentra colgado en un poste junto al fusil de fabricación israelí. Se encuentra recostada junto a una amiga que, con coquetería, sonríe para la foto con una pose que recuerda a la «Maja vestida», como si el cuadro de Goya hubiera sido colgado versión caribeña en un árbol de los Llanos del Yarí, en mitad del Caguán. La combatiente afirma que la guerrilla bajó un día del monte e hizo una reunión en la plaza del pueblo. Confiesa que nadie fue obligado y que con ella marcharon otros 20 voluntarios, varios de ellos menores. A partir de ese momento empezó una travesía que ya dura más de 21 años y que, por fin, hoy llega a su fin. El camino se acaba, pero empieza una nueva marcha que la llevará por un terreno nunca antes transitado y que, admite, «le genera temor».
Volver a llevar una vida de civil puede ser duro, especialmente cuando la mayoría de la sociedad rechaza a los guerrilleros. «No se cómo me recibirán, supongo que mal, pero es importante que conozcan nuestra versión. Se han dicho muchas barbaridades sobre nosotros», asegura. Le gustaría participar en política, «no digo que quiera ser presidenta del país, pero sí formar parte de una asamblea y movilizar a la gente». «Dejamos las armas y entramos en su sistema, ésa es la forma que veo de seguir en la lucha». Y agrega: «En cualquier caso, si el ‘no’ saliera en el plebiscito, no tendría ningún problema en volver a la montaña, son varias décadas y no pienso dar un paso atrás».
Al ser preguntada por el tema del secuestro y otros asuntos espinosos relacionados con la guerrilla, manifiesta que cada frente se ha «manejado» de una manera. «Mire, reitero que se dicen muchas mentiras. Por ejemplo, yo estuve con Ingrid Betancourt y esa mujer no sufrió ninguna tortura ni vejación. Tampoco estuvo encadenada como relató al salir. Al revés, comía lo que pedía. Comía mejor que nosotros, a veces incluso alimentos ‘light’. Durante las largas caminatas había que llevarla en brazos porque se negaba a seguir andando. A los secuestrados se les ha tratado con respeto, como prisioneros de guerra. De todas maneras, para entender ese tipo de cosas, hay que vivirlas. No teníamos otra alternativa que tomar las armas, éramos muy pobres». Jenny tiene pareja, pero explica que «está preso. Espero que sea uno de los que se adhiera a la amnistía y poder encontrarme con él de nuevo», sentencia.
En el campamento mixto Isaías Pardo, donde se aloja el frente del bloque Oriental, se palpa un ambiente distendido. Unos 500 guerrilleros viven de forma permanente en este puesto. La mayoría ha estado esperando días con alegría y ciertas dudas que el Secretariado refrendara los acuerdos de paz, que finalmente anunciaron el viernes. Todavía no está claro que los colombianos también voten por el «sí» el 2 de octubre. Todo parece ajeno a Víctor, quien de una forma relajada lee un libro en su caleta (habitación). «Las venas abiertas de América Latina» de Eduardo Galeano es «un clásico que releo para recordar el saqueo del imperialismo y los motivos de esta lucha», dice.
«Si tengo que salir de la selva lo haré, pero ya me acostumbré. Podría seguir más años si hace falta. Lo que me gustaría es continuar la lucha desde otra esfera. No soy idiota, sé que no hemos conseguido lo que pretendíamos después de cincuenta años de revolución, pero bueno, de esas pequeñas cosas logradas y firmadas haremos cosas grandes», afirma mientras invita a probar unos chorizos con patacones y plátano frito. Casi todos los guerrilleros se muestran optimistas aunque transmiten cierta preocupación ante la posibilidad de quedarse «huérfanos». Si bien sus familias esperan afuera, la guerrilla y sus comandantes se han convertido en sus «padres ideológicos». Aspiran en su mayoría a seguir unidos, pero lo cierto es que el nuevo partido no tendrá ocupación para todos. «Sólo los más válidos e intelectuales servirán a la causa», asegura Víctor con un tono resignado, como si él no se considerara capaz de tal tarea.
Mujeres guerrilleras
Tatyana es una de las más de 3.000 guerrilleras que conforman las FARC, aproximadamente un 40%. Su caso es especial, pero no único: está embarazada de seis meses. Desde hace dos años y medio, cuando bajó el nivel de hostilidades entre ambos bandos, el Secretariado empezó a permitir los embarazos, éstos se han multiplicado. Anteriormente estaban prohibidos. Si se quedaban en cinta, había dos opciones: o perderlo o entregarlo a una familia de adopción. «No venimos a la guerrilla a tener hijos. De hecho, no fue buscado, falló la planificación, algo raro porque nunca me pasó antes», asegura. «Espero que nazca en un entorno diferente, con otras posibilidades, sin esta guerra», agrega. A su lado su «compañero» sonríe mientras desmonta su arma. Curiosamente, otro de sus hijos, fruto de otra relación y de edad adolescente, se encuentra en la gaveta con ella, recostado. «Llevaba años sin verle y mi comandante me dio permiso para que conviviéramos juntos durante esta recta final».
Llueve torrencialmente, siguiendo el camino unos guerrilleros degüellan una vaca con destreza propia de un matarife, para prepararla en estofado. Las botas se hunden en el lodo antes de entrar en la caleta de Paola, que peina a otras dos guerrilleras a las que pone moños de colores. Un pequeño transistor cuelga de un gancho, suena vallenato de fondo. «Yo vengo del Meta, una zona muy pobre de una familia de agricultores. Desde los seis ya le insistía a mi padre que quería enrolarme. A los 12 años llegó la guerrilla y les dije: ‘¿Me vais a llevar o qué?’ Dijeron que sí. Mi padre se encontraba arando el campo, cuando volvió me dijo que la decisión era mía y que la respetaba. Mi madre, al contrario, lloraba. Incluso el ‘Mono Jojoy’ cuando me vio me recomendó que me volviese a casa a estudiar. Seis meses después, me llevó a su bloque y me dijo que estaría con él hasta que aprendiese realmente las razones por las que me encontraba allí», explica la joven.
Su historia no es extraña, la mayoría de los guerrilleros fueron reclutados cuando eran menores. El Gobierno calcula que un 30% de los combatientes tiene menos de 18 años. Es una de las facetas más criticadas de las FARC, junto con los atentados y los secuestros. En este sentido, hay mucho secretismo. Nada más cerrarse los acuerdos, se anunció que las FARC entregaban un grupo reducido de menores y a partir de ahí nada se supo. Según fuentes oficiales, la desmovilización continúa supervisada por Unicef, sin que se conozca la identidad de los afectados, al tratarse de niños y adolescentes. Otra fuente que prefiere no ser revelada, afirma a LA RAZÓN: «Antes de que las FARC ocupen las zonas de transición, los menores serán liberados en pueblos remotos para ocultar un delito no recogido en las amnistías». La integración de estos jóvenes será otro de los grandes retos.